El consumo de agua en bebés

El agua es un elemento fundamental en la vida de cualquier ser humano. Desde que nacemos no podemos prescindir de ella ni un solo día, y es precisamente durante los primeros meses de vida cuando más agua ingerimos, aunque esta sea en forma de leche materna o artificial.

fuentes de agua malaga

En un bebé de 1 a 24 meses el 70% de su peso corporal es agua. A diario necesitan ingerir entorno al 10-15% de su peso en agua, cantidad superior a la que necesita un adulto.

Pero como decimos, no es recomendable que un bebé tome agua hasta llegados a los seis meses. ¿Pero acaso es el agua mala para los menores de seis meses? En absoluto. Lo que sucede es que al ser sus estómagos tan reducidos corren el riesgo de malnutrición si estos se llenan con agua en lugar de alimentos con un fuerte contenido nutritivo y con suficientes calorías para hacerles crecer fuertes.

El agua en niños a partir de seis meses.

Llegados a esta edad, los niños amamantados suelen seguir mamando con asiduidad incluso cuando ya ingieren otro tipo de alimentos. Pero es a esta edad cuando ya puede ofrecérseles un poco de agua con ciertos tipos de comidas.

Por su parte los niños no amamantados suelen reducir su toma de leche en esta época con lo cual es habitual que consuman más agua de forma diaria.

Debemos procurar que el agua que consuman nuestros hijos sea agua de calidad, lo más pura posible, sin residuos ni contaminantes, por lo que el agua purificada mediante máquinas de agua como la ofrecida por Dinae Aqua resulta ideal para ellos.

De esta forma, un niño de entre 1 y 3 años debería beber en torno a 4 ó 5 vasos de forma diaria según informa la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). En estas cifras se incluye todo tipo de líquido (como zumos o batidos) pero a la hora de saciar la sed, la mejor bebida que podemos ofrecerles es el agua purificada.

 

fuentes de agua

Cuando debo darle de beber a mi hijo

A pesar de los datos acerca de las cantidades adecuadas para cada niño según su edad, el mejor sistema para saber cuándo y cuánto debe beber un niño es el que la misma naturaleza nos ha regalado: la sed.

Si por su edad aún no es capaz de solicitarla por sí mismo, es tan sencillo como ofrecerle agua y dejar que la ingieran si lo desean o que nos aparten la cara si no es así. Como nosotros, ellos sienten sed y saben cuándo deben beber.
Puede suceder que si su dieta incluye un alto porcentaje de agua dentro de los alimentos (por ejemplo fruta y verdura), el niño no necesite consumir mucha agua. Por lo que no tenemos que obligarle a beber si, al ofrecerle, él se niega.

Igualmente, en épocas de mucho calor o si el niño realiza una fuerte actividad física es normal que necesite ingerir más líquido por lo que debemos procurar tener siempre a mano agua purificada y de calidad para ellos.

En definitiva, a partir de los seis meses debemos cuidar el agua que damos a nuestros niños. No debemos obligarle nunca a beberla si no él no quiere pero si la solicita, al ofrecerle agua purificada mediante máquinas de agua, sabemos que estamos aportándole un agua de calidad y por tanto ayudamos a su crecimiento y salud.

Por todo ello, al instalar una máquina de agua purificada en casa aseguramos no solo nuestra salud y bienestar si no también la de nuestros hijos.

www.dinaeaqua.com
Teléfono : 902 200 009 – 670 566 379