Causas del mal olor en el agua que bebemos

En anteriores semanas hemos tratado el tema del sabor y del color en el agua. Como bien sabemos, una de las características básicas del agua es que carece de color, olor y sabor, pero es muy cierto que en ocasiones percibimos olores extraños en el agua que ingerimos y que nos lleva a hacer distinción entre el agua de unas zonas u otras.

 

eliminar olor en el agua malaga

El mal olor en el agua suele venir ligado a la presencia de compuestos biológicos, tratamientos químicos, problemas en la fontanería, etc… aun así, la causa más habitual es la de vegetación descompuesta.

¿Cómo luchamos contra estos componentes, nocivos en muchas ocasiones? El cloro es el medio más habitual de eliminarlos, pero como consecuencia en ciertas ocasiones en las que la proporción de cloro en el agua es mayor de lo recomendado, nos encontramos con un agua con un marcado regusto salado y desagradable.

Es aquí donde los dispensadores de agua recién filtrada, ya sean para hogar, empresa u HORECA, cumplen su función primordial: la de transformar ese agua que por cualquier motivo llega a nosotros con elementos externos no recomendables, en un agua purificada, sin color, sin sabor y por supuesto, sin olor.

Pero el cloro no es el único elemento que puede otorgar sabores desagradables al agua. Si percibimos un olor a moho o humedad, a buen seguro se deberá a la descomposición de materia orgánica o bacterias. En estos casos lo recomendable es la cloración del pozo y red de tuberías.

Otros casos más graves pueden ser, por ejemplo, el olor a huevos podridos en el agua fría. Esto viene causado por el Sulfuro de Hidrógeno, un gas corrosivo.

Pero no percibimos malos olores únicamente en el agua que bebemos del grifo si no contamos con un sistema de filtrado. También nos encontramos con olores y sabores extraños cuando bebemos de una botella de plástico que hemos reutilizado.

 

eliminar olor en el agua malaga

 

Este acto tan sencillo, el de usar una botella varias veces, es algo que se repite en muchas ocasiones. No tenemos en cuenta que el agua embotellada que se comercializa está destinada a ser utilizada una única vez.

Es en estos casos cuando apreciamos un regusto extraño y un olor diferente, que con el tiempo puede convertirse en desagradable.

La causa de este olor y gusto añadido viene dado por tres causas principales: el material con el que están hechas las botellas habitualmente, el agua que usamos para rellenarlas y las propias bacterias y gérmenes que aportamos desde nuestros labios o manos.

Acerca del material, se trata de plásticos que, a pesar de mantener la calidad del agua, va degradándose con el paso del tiempo.

Otra causa importante es la calidad del agua empleada para rellenar estas botellas. No es extraño que en estos casos usemos agua del grifo sin filtrar, agua que por tanto añade sabores y olores externos. En estos casos es conveniente al menos usar un agua de calidad, obtenida a través de dispensadores de agua o descalcificadores.

El último punto a tener en cuenta son nuestras propias bacterias. Aquellas que tenemos en la boca y que podemos trasferir a través de la saliva (más aún si compartimos la botella). A esto hay que sumar los gérmenes de nuestras manos, que suelen entrar en contacto con el tapón y la boca de la botella (por ejemplo, al limpiarla tras beber otra persona).

Estos son algunas de las causas de que el agua termine tomando olores que por supuesto no le corresponden. Para ayudar a mantener la carencia de olor en el agua que bebemos no dudes en contactar con nosotros para informarte sobre nuestros dispensadores de agua.

www.dinaeaqua.com
http://aguanature.es/
Teléfono: 670 566 379 – 902 200 009

 

Guardar

Guardar