La ósmosis inversa consiste en un tratamientos en el cual se hace pasar el agua municipal a través de una membrana semipermeable, así como una batería de filtros, consiguiendo en este proceso eliminar residuos nocivos para la salud como son metales pesados y sustancias nocivas para la salud (plomo, sodio, nitratos), microorganismos, sales innecesarias, etc.

Por otra parte gracias a la ósmosis inversa conseguimos eliminar la cal de las aguas duras.

Estos residuos no deseados se eliminan por el desague.



A raiz de la ósmosis inversa se obtienen como ventajas:

Tener un manantial permanente de agua sana, fresca y de buen sabor, sólo tendrá que abrir el grifo. Con ella podrá beber y cocinar.

Colaborar con el medioambiente reduciendo el consumo del plástico.

Ahorrar en sus gastos de hogar, empresa o negocio al no tener que comprar más agua.

Preguntas frecuentes

Ósmosis inversa


¿Cuándo está indicada la ósmosis inversa?
En cualquier caso, pero está especialmente indicada para aguas duras con gran cantidad de sales; por ejemplo, el agua cerca de las costas.
¿Tendré que hacer obra?
No, técnicos especializados se desplazarán hasta sus instalaciones para colocarle la máquina de ósmosis inversa de forma sencilla y sin necesidad de obra ni operaciones aparatosas.

Además, son sistemas normalmente compactos, que ocupan poco espacio

¿Qué es la ósmosis inversa y cómo funciona?
Dentro de los tratamientos de purificación de agua, la ósmosis se trata del tipo de filtración más avanzado y sano, al no tener que añadirle ninguna sustancia química al agua. Se hace pasar a presión el agua por una membrana que retiene moléculas de pesticidas, organismos como virus y bacterias, sales de calcio, nitratos, sodio o magnesio…

Es por ello que es usado en varios países para poder desalinizar el agua del mar y convertirla en apta para el consumo humano.

La ósmosis no es un proceso inventado por el hombre; es un mecanismo natural que ocurre en las las células vivas de plantas y animales. De hecho es imprescindible para la vida de los seres vivos, ya que permite filtrar agua salina y convertirla en pura, aprovechable por las células naturales.

Se consigue de esta manera agua de muy débil mineralización, consiguiendola filtrar hasta por debajo del 0,0001 micrón; por lo que es habitualmente usada en hemodiálisis, clínicas y laboratorios.


La ósmosis inversa está especialmente indicada para…

 

ANCIANOS

Cuando el funcionamiento de los riñones se altera con el paso del tiempo, el hecho de beber agua ya filtrada, la ósmosis inversa ayudará a la eliminación de desechos durante la diuresis (secreción de orina).

 

BEBÉS

No cuentan con un filtro renal totalmente desarrollado, por lo que para ellos es imprescindible el consumo de agua de baja mineralización, que derive en una orina de baja concentración; evitando así consecuencias negativas para la salud.

 

 

ENFERMOS RENALES

Para conseguir una orina poco diluida, se necesitan expulsar 2 litros cada día.

La rápida eliminación de la orina hace bajar su concentración, y acelera la eliminación de productos de desecho para el cuerpo, evitando así la formación de cálculos. Es por ello el agua de baja mineralización es muy útil para los planes dietéticos de enfermos litiáscios.

Teniendo el cuenta que se estima que un 4% de mujeres y un 6% de hombres tendrán un cálculo a lo largo de su vida, es muy importante beber agua de calidad para prevenir en la medida de lo posible el sufrimiento de cólicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies