La edad y el sexo varían la cantidad de agua que contiene nuestro cuerpo, pero en todos los s casos necesitamos mantener dichos niveles para que nuestra salud no se resienta.

En el caso de los recién nacidos, su hidratación viene dada directamente por la leche materna. No es necesario más aporte de agua, salvo en caso especiales como fiebre o diarreas.

Posteriormente, cuando el niño crece y es necesario el aporte de una alimentación complementaria, empieza a ser importante el consumo de agua tanto durante las comidas como entre ellas.

 

 

EFSA recomienda que la cantidad de agua consumida hasta los 3 años sea de 1.300 mililitros, 1.600 entre los 4 y 8 años, 1.900 entre los 9 años y los 13, y 2 litros o más cuando el niño pasa a la adolescencia.

Hay que tener en cuenta que ciertas cantidades de agua provienen de los alimentos, pero el resto debe beberse de forma directa, siempre cuidando la calidad del agua. En este sentido, contar con dispensadores de agua recién filtrada ayudará a contar con una fuente de agua limpia y de calidad, un seguro para cuidar la salud de nuestros hijos y la nuestra propia.

Según revelan datos del Informe BRITA sobre el agua, los niños españoles únicamente beben la mitad de agua que deberían. Únicamente el 30 por ciento de los niños entre 4 y 6 años consume la cantidad diaria de agua recomendada.

Es por esto que los nutricionistas aconsejan a los padres que acostumbren a los más pequeños a beber agua en lugar de refrescos, para de esta forma asentar unos buenos hábitos alimenticios.

 

 

Una forma de saber si nuestro hijo está bebiendo suficiente agua, es fijarnos en  la orina. Si esta es de color claro, el niño estará bebiendo una cantidad adecuada, si es oscura y su olor intenso, el niño no estará bebiendo suficiente agua.

Por este motivo, nunca está de más ofrecer al niño agua durante las comidas, sin esperar a que ellos la pidan. Recordemos que la sed es un síntoma de que ya existe deshidratación.

Los mejores momentos para hidratar al niño

Como decimos, ofrecer agua al niño durante las comidas es fundamental. Además, para que el organismo optimice el consumo de agua, siempre es recomendable hidratarlo antes, durante y tras la actividad física o los juegos del niño.

Una pequeña guía sería la siguiente: Una o dos horas antes de jugar, es recomendable beber un vaso y medio. Entre 10 y 15 minutos antes de iniciar el juego, un vaso y medio. Mientras el niño está jugando, medio vaso de agua. Y tras finalizar el juego, entre uno y dos vasos.

En Dinae Aqua somos expertos en agua, y tenemos a tu disposición una amplia gama de dispensadores de agua recién filtrada para que puedas disfrutar de agua de calidad en tu hogar, lugar de trabajo o negocio de hostelería, ahorrando además en costes. Consúltanos por las vías habituales:

www.dinaeaqua.com
http://aguanature.es/
Teléfono: 670 566 379 – 902 200 009

Ubago by Dinae Aqua

Guardar

Guardar

36.71823206868748, -4.449266899999998
dinaeaqua

Entradas recientes

Descalcificador y sus beneficios en el hogar

La instalación de un descalcificador no tiene por qué ser siempre en las empresas o…

1 mes hace

Greenpeace contra el Plástico ¿y las empresas?

Greenpeace se choca directamente contra las grandes multinacionales para protestar contra los abusos que realizan…

2 meses hace

Cloración salina en las piscinas de los hoteles, sus 5 ventajas.

A continuación os mostraremos las 5 ventajas de la cloración salina para hoteles. La cloración…

3 meses hace

CONSULTA PÚBLICA para el RD.- Que establece la calidad del consumo público de agua..

Se pretende la colaboración/opinión de los ciudadanos, organizaciones y asociaciones potencialmente afectados por la futura…

4 meses hace

¡EL AGUA POTABLE Y EL SANEAMIENTO SON UN DERECHO HUMANO FUNDAMENTAL!

El Parlamento Europeo (PE) aprueba nueva Directiva sobre agua potable, que facilitará el acceso a…

7 meses hace

Más de 100 Asociaciones crean un manifiesto para el reconocimiento profesional.

Más de cien asociaciones, entre ellas Aqua España, se ponen de acuerdo para crear un…

7 meses hace